Andy Murray por fin vuelta alto
El escocés se ha quitado todos los grilletes psicológicos que pesaban sobre él. Ya lo hizo en el pasado rompiendo la maldición de Fred Perry como último tenista británico triunfador y en este Wimbledon ha sabido poner freno al apabullante dominio de Novak Djokovic, eso sí, sin enfrentarse al tenista de Belgrado. Finalista en los dos primeros majors de la temporada, en el tercero ha demostrado que su progresión es demostrable desde que vuelve a estar junto a Ivan Lendl. Su triunfo le da un importante subidón anímico de cara al último Grand Slam del año, el US Open, torneo que ya ganó en 2012.
Un apunte de normalidad en la trayectoria de Djokovic
Wimbledon Masculino
Djokovic dice que la derrota de Wimbledon le permitió reflexionar
27/08/2016 A LAS 14:53
El número uno del mundo se había convertido en un tenista prácticamente indestructible sobre cualquier superficie, dominando con una autoridad insultante cada major, hasta el punto de que tras conquistar su primer Roland Garros, Djokovic era el vigente campeón de todos los torneos del Grand Slam además del de la Copa de Maestros. La incomodidad de ser trasladado a la pista 1 en los días más lluviosos del torneo terminó pasándole factura en un duelo de casi 24 horas frente a Sam Querrey. Con cuatro interrupciones en total, al serbio acabó sacándolo de la pista un discreto estadounidense con ayuda de la madre naturaleza.

Novak Djokovic (Wimbledon 2016)

Fuente de la imagen: Eurosport

Roger Federer y su persistente búsqueda del 18.º
La afición agradece que Roger Federer no ceje en su empeño de seguir engrosando su cuenta de Grand Slams. El suizo, que no levanta un título desde Wimbledon 2012, aún se ve en disposición de ser competitivo frente a la flor y nata del circuito ATP. A pesar de que sus emparejamientos no fueron los más exigentes del torneo, Federer demostró un afán competitivo ejemplar, quedándose a las puertas de la que hubiera sido su undécima final en la central del All England Tennis Club. Sólo un resistente Milos Raonic y unas molestias en su pierna terminaron sacándolo del torneo antes de tiempo. Aunque pasen los años, el Expreso de Basilea sigue dispuesto a seguir buscando el 18.º, siendo Nueva York su próxima parada.
Sam Querrey y la dignidad recuperada del tenis estadounidense
Desde el adiós de Andy Roddick, el panorama del tenis estadounidense masculino en los Grand Slams ha sido todo un páramo. Durante cuatro años no ha habido un único representante en los cuartos de final de los majors, siendo el último Mardy Fish. Con la sorpresa de Sam Querrey se ha roto esa sequía, pues el californiano consiguió superar no sólo a Novak Djokovic, sino también a Nicolas Mahut en los octavos de final, y volvió a poner el nombre del país de las barras y estrellas en el mapa tenístico masculino -en el femenino sobra decir que el apellido Williams brilla con luz propia-. Querrey sólo cayó frente al finalista Raonic y ahora queda por ver si son verdaderos brotes verdes o sólo una feliz casualidad.

Sam Querrey (Wimbledon 2016)

Fuente de la imagen: Eurosport

Milos Raonic llega para quedarse
El tenista canadiense alcanzó las semifinales del Open de Australia a principios de temporada y cayó antes de la cuenta en Roland Garros. De la mano de Ricardo Piatti y Carlos Moyà, a los que se sumó John McEnroe, Raonic sigue demostrando que a sus 26 años tiene mucho camino por delante en los Grand Slams, firmando en Londres su primera final. El calendario a partir de ahora juega a su favor, con la temporada de pista dura estadounidense a la vuelta de la esquina, y las expectativas en el US Open y en la Copa de Maestros de final de temporada son muy altas para el de Podgorica, que cada vez da más que hablar.
El peor momento de David Ferrer
El alicantino dijo adiós a Wimbledon alicaído, no sólo por la derrota frente al veterano francés Nicolas Mahut, sino por sus flojas prestaciones sobre la pista. Ferrer aseguró que no estaba disfrutando del tenis en los últimos torneos y que necesita una pausa para descansar y desconectar. Viendo su capacidad de adaptación al competitivo mundo de la ATP, no hay muchos motivos para dudar de su retorno a la élite. El tenis español necesita a Ferru, un ejemplo de regularidad como ha habido pocos en el mundo del tenis en los últimos años.

David Ferrer, Wimbledon 2016

Fuente de la imagen: EFE

Kyrgios, un proyecto a medio hacer
El talento de Nick Kyrgios está fuera de toda duda, no sólo para técnicos y tenistas, sino para todo el mundo especializado en tenis. No obstante, al australiano aún le falta alcanzar un grado mayor de madurez competitiva para evitar espectáculos como el que terminó suponiendo su eliminación de Wimbledon 2016. Totalmente desconectado del partido frente a Andy Murray, el australiano optó por los puntos frívolos antes que por intentar seguir siendo competitivo y buscar una remontada que no dejaba de ser complicada. Para asaltar el número uno se necesita algo más que talento innato, la concentración y el trabajo duro son ingredientes necesarios también.
Wimbledon Masculino
Investigan supuesto envenenamiento de tenista británica durante Wimbledon
11/08/2016 A LAS 07:39
Wimbledon Masculino
Murray se marca como objetivo el número uno
11/07/2016 A LAS 12:11