No importa la época del año, si es antes o después de un Grand Slam, hablar con Carlos Moyá (Palma de Mallorca, 1976) siempre es un placer. En esta ocasión, la entrevista gira alrededor de tres pilares fundamentales: el último Roland-Garros de Rafa Nadal, la preparación de cara a Wimbledon y la llegada del coaching al circuito ATP. Del primer tema solo tiene buenos recuerdos, el segundo lo afronta con optimismo y, respecto al tercero, aquí sí que tiene más dudas. Desde la tranquilidad del hogar, pero siguiendo cada detalle de lo que sucede en Londres, el primer Nº1 de la historia del tenis masculino español atiende a Eurosport.
Pregunta - Otra vez Wimbledon desde la distancia.
Respuesta - Es el único Grand Slam al que no voy, así lo pactamos cuando entré en el equipo al repartir las tareas con Francis Roig. El hecho de no viajar cada semana con Rafa es importante, que pueda tener diferentes voces es interesante, además ahora tenemos también a Marc López. Está todo muy bien cubierto.
Wimbledon
Badosa responde a sus críticos con contundencia: "No soy Rafa Nadal ni lo voy a ser"
HACE 9 MINUTOS

[Horarios y orden juego de Wimbledon 2022: ¿Cuándo empieza el torneo?]

P - ¿Todavía te queda adrenalina de lo que pasó en París?
R - Solo puedo tener grandes recuerdos. A pesar de todo lo que he vivido con él, esta fue una experiencia única, un Grand Slam bastante distinto, aunque lo que viví en el Open de Australia hace cinco meses también fue bastante único. Nos está acostumbrado a vivir experiencias inolvidables, las cuales intento disfrutar pese a los nervios y contratiempos que muchas veces surgen.

El camino completo de Nadal para lograr el 14º: De Thompson a Ruud pasando por Djokovic

P - ¿Qué tuvo de único este torneo?
R - Dejando a un lado el 2020 de pandemia, era el primer año que Rafa llegaba a Roland-Garros sin haber ganado un torneo previo sobre tierra batida. Nunca había tenido una gira de arcilla tan inusual, alterada desde la lesión sufrida en Indian Wells con la costilla. En Madrid pierde en cuartos de final y en Roma llega la debacle ante Shapovalov, en ese momento llegar a París era una incógnita. Todo eso es lo que ha hecho que este Roland-Garros sea tan especial.
P - Pero lo hizo, una vez más.
R - Yo siempre digo lo mismo: es Rafa Nadal. A pesar de las adversidades que le van saliendo, él siempre encuentra la manera de superarlas y seguir adelante. Esta vez tuvimos una situación límite, totalmente, pero yo en ningún momento tuve la sensación de que pudiera estar jugando su último partido en Roland Garros. Pero bueno, nunca se sabe lo que puede suceder en un año, es un jugador de 36 años, de aquí al próximo Roland-Garros pueden pasar muchísimas cosas.
A pesar de las adversidades que le van saliendo, él siempre encuentra la manera de superarlas y seguir adelante
P - ¿Cuál fue el momento más crítico?
R - Después de ganar a Moutet en segunda ronda, acabó el partido y no podía caminar. Al día siguiente teníamos pista para entrenar a las 12:00, pero lo fuimos retrasando, retrasando y retrasando hasta terminar entrenando 20 minutos a las 18:00. Eso a Rafa no le gusta, necesita entrenar al menos una horita en el día de descanso que te dan los Grand Slam. En tercera ronda, contra Van de Zandschulp, ninguno sabíamos si el pie iba a aguantar o no, lo que nunca me preocupó fue su nivel. Rafa siempre puede utilizar los 2-3 primeros partidos de Roland Garros para generar confianza, lo único que me preocupaba era el pie.

Nadal, en exclusiva a Eurosport: "Me pinchaba en el nervio para que el pie estuviera dormido"

P - Y sin embargo, llega la final y nadie duda de cómo iba a terminar.
R - Estábamos pendientes del pie, éramos conscientes de los partidos tan duros que venía jugando ante Aliassime, Djokovic y Zverev. Es un jugador de 36 años, el desgaste pasa mucha más factura, quizá la gente también infravaloró un poco a Casper Ruud. Personalmente, después de todo lo que pasó, claro que creía que iba a ganar Rafa. Si me pongo en la piel de Casper, jugar tu primera final de Grand Slam, contra el que ha sido tu ídolo y en la Philippe Chatrier… eso es muy difícil de manejar. En el partido de semifinales contra Cilic ya le vi algo nervioso, pensamos que podría pasarle también ante Rafa.
P - La diferencia fue abismal.
R - La experiencia, en este caso, fue un factor fundamental. Rafa si huele la sangre es muy complicado pararle, ahí a Casper le pesó la situación. Quizá pecó un poco de conformismo, ya había hecho un grandísimo torneo, enfrentarse a su ídolo en un partido así no es fácil de gestionar.
P - Seguro que le hubiera encantado pediros consejo. ¿Qué le hubieras dicho?
R - En finales de Roland-Garros, hasta ese momento eran 13 de 13. Eso ya te hace ver lo inexpugnable que se siente Rafa en esa situación. Conozco muy bien a Casper, a su equipo, pero por mucho que yo o cualquier otro hubiera podido decirle algo… habría sido difícil cambiar el signo del partido, honestamente.
P - Más allá de tu amistad con Rafa y tu función como entrenador, ¿no te entró ese momento de fascinación al verle levantar el trofeo? Ese momento de pensar: ‘Joder, lo ha vuelto a hacer’.
R - Sí que lo piensas, sí (risas). Y si vierais el día a día, todo lo que pasó en el último mes, lo valoraríais mucho más. Sé que la gente lo valora, pero se valoraría todavía más. No es que me sorprenda porque mi confianza en él es máxima, pero es verdad que, si te paras a pensar que ha ganado 14 Roland Garros, con todo lo que ha tenido, es difícil no admirarlo. Incluso el que no es fanático de Rafa, que le tire más a Djokovic o Federer, es difícil no admirar lo que está consiguiendo. Yo no soy aficionado del Real Madrid pero admiro totalmente cómo ha ganado esta última Champions, son gestas que van más allá de los gustos, esto es lo bonito del deporte.

El himno español vuelve a soñar en la Philippe-Chatrier en honor de Rafa Nadal

P - Ganar 22 Grand Slams es una pasada, pero a mí me parece mucho más inhumano ganar 14 veces Roland-Garros.
R - Estoy de acuerdo. Ahora mismo, tener 22 títulos de Grand Slam es algo impresionante, pero ganar 14 veces Roland-Garros, el mismo torneo de Grand Slam… ¡es que solo ha perdido tres partidos en su carrera! El récord de los 22 se puede llegar a batir, Djokovic es un firme candidato, pero los 14 creo que va a ser imposible que volvamos a ver a alguien ganando tantas veces un mismo torneo.
P - Ahora toca Wimbledon, ¿cómo lo ves?
R - Tuvimos una semana de entrenamiento bastante buena en Mallorca, aunque la hierba aquí es un poco distinta a la de Londres, quizá por eso le está costando un poquito adaptarse a la hierba de Inglaterra. Ahora mismo lo importante es que pase tiempo en pista y que el pie esté bien, poco a poco irá cogiendo ritmo, esperemos también que el sorteo ayude, sobre todo en los primeros partidos.

El último entrenamiento de Nadal antes de confirmar que juega Wimbledon

P - La lotería de la hierba.
R - En Wimbledon siempre puede haber más sorpresas: por encima del jugador que te toque en esas primeras rondas, lo peligroso es el tipo de rival que te toque, hay que tener cuidado con los cañoneros. Ahora tiene dos partidos de exhibición importantes, mi confianza en él para Wimbledon sigue siendo la máxima.

[Wimbledon 2022: En vivo y en directo online - Resultados de los partidos]

P - No gana Wimbledon desde 2010, tendrá ganas de revancha.
R - Rafa tiene ganas de hacerlo bien siempre, donde sea, la motivación que tiene está por encima de cualquier torneo. Está claro que Wimbledon es un torneo fetiche para él, lo ha ganado dos veces e hizo cinco finales seguidas. Las dos últimas veces que compitió allí hizo semifinales, se adapta perfectamente a la hierba. Sé que puede jugar muy bien, para mí aspira a lo máximo.
Las dos últimas veces que compitió allí hizo semifinales, se adapta perfectamente a la hierba. Sé que puede jugar muy bien, para mí aspira a lo máximo.
P - ¿Pensáis en el Calendar Grand Slam?
R - Es un objetivo realista, ahora mismo es el único que puede conseguirlo este año. Es la primera vez en su carrera que está en disposición de lograrlo, pero lo vemos como algo lejano, está a medio camino. De momento no le quita el sueño, como equipo pocas cosas nos quitan el sueño y esta no es una de ellas. Hay que ir poco a poco, no es algo de lo que hablemos, no es un objetivo primordial, aunque no se va a renunciar a ello.
P - Ser padre seguro que le quita algo más de sueño. ¿Peligra su carrera con este tema?
R - En mi época casi nadie viajaba con sus hijos, también es verdad que la gente se retiraba a los 30-32 años para empezar a formar una familia. Ahora todo se ha retrasado mucho, por eso muchos viajan con los hijos. No creo que este tema sea el que le retire, al contrario, será una motivación extra, él es muy familiar, le encantan los niños, aunque seguro que al principio le echará mucho de menos cuando le toque irse de viaje.

Rafa Nadal revela que su intención es jugar Wimbledon y confirma su futura paternidad

P - La última hora me obliga a preguntarte por el coaching y el periodo de prueba que tendrá lugar en la ATP a partir de julio.
R - Yo no estoy muy a favor del coaching. Lo que convierte al tenis en un deporte especial es que es el único deporte donde estás solo contra otro sin ayuda de nadie. En el resto de deportes sí tienes ese contacto de alguna manera, ya sea con la presencia de tu entrenador, a través de la radio, con el caddy, lo que sea. Esa batalla en solitario que tiene el tenista, colocando las piezas del puzzle a 180 pulsaciones y 20 segundos entre punto y punto, escogiendo la táctica correcta en cada jugada, forma parte de la calidad de cada jugador.
Lo que convierte al tenis en un deporte especial es que es el único deporte donde estás solo contra otro sin ayuda de nadie
P - ¿Qué tiene de negativo el coaching?
R - Para mí es fundamental que el jugador piense por sí solo, el trabajo del entrenador ya está hecho. Es como un examen, te puede ayudar el profesor, pero una vez empieza el examen estás tu solo. El trabajo del entrenador tiene que estar hecho desde antes del partido, el jugador debe tener controladas todas las variantes, porque luego pasarán cosas que seguramente no estaban en el guion. En ese sentido, estoy totalmente en contra del coaching.
P - Pero el coaching es algo que está ahí, con esto al menos se va a regular.
R - Quizá sea el primer paso para luego buscar un cambio más importante. Yo lo dejaría todo tal y como está, lo bonito del tenis es la batalla en solitario con tu rival, ahí se demuestra la inteligencia que tienes y lo bueno que es cada uno.
P - ¿Qué opina el vestuario?
R - Hay un poco de todo. A ver, sí te reconozco que tendrá un impacto a nivel de espectadores por televisión, esto ya lo vimos cuando se hacía en la WTA, con el entrenador bajando a pista y hablaba con la jugadora. Entiendo que puede haber cierto interés por parte del espectador en saber qué está pasando, qué le está diciendo y luego ver si ha cambiado el partido. Respeto estas opiniones, pero yo pienso otra cosa, mi posición es bastante clara.

[Cuadros del torneo de Wimbledon 2022]

P - ¿No te ha pasado, en algún partido de Rafa, de querer decirle algo y no poder?
R - Claro que sí, esa sensación existe. Yo he sido jugador, entiendo por lo que está pasando en cada momento, pero ahí es cuado se ve la sangre fría de cada uno para detenerse un segundo y pensar lo que tiene que hacer. Para mí esa es de las partes más bonitas que tiene este deporte, ahora con el coaching es posible que rompamos esa magia. Algunos entrenadores piensan que, si están presentes todo el rato en el partido, ¿por qué no pueden ayudar a su jugador? Yo creo que el entrenador tiene que preparar todo de manera previa y luego mandar a tu jugador a la guerra, con sus armas y todas las tácticas preparadas.
P - ¿Crees que favorecerá a los de abajo? Ese jugador que al llegar al 3-3 del tercer no sabe qué hacer. Pensando en la competición, podría igualarse todo.
R - Pienso más en alguien que viaje sin entrenador porque no se lo pueda permitir, ¿qué pasa ahí? Ahí no estás igualando nada, sino que estás acrecentando la diferencia. Yo creo que veremos accidentes, discusiones y agresiones verbales si eso va hacia donde creo que va, como en el caso de la WTA cuando el entrenador bajaba a pista. De momento lo dejo en duda, no creo que fuera de las cosas que más urgencia tuvieran para cambiar.
P - De momento es solo un experimento.
R - Por supuesto, hay que dar siempre una oportunidad de probar y ver lo que pasa. A lo mejor me haces esta misma pregunta dentro de un año y respondo otra cosa, igual estoy equivocado. Pero lo dudo, no me parece una gran idea, sigo pensando que la pureza del tenis es esa batalla del uno contra uno, siendo la inteligencia de cada jugador un elemento fundamental.
Wimbledon
VÍDEO | ¡Rafa llega a todo! Salva dos dejadas y un globo en dos puntazos
HACE 2 HORAS
Wimbledon
Kyrgios se salta las reglas de Wimbledon y podría ser multado
HACE 3 HORAS