Getty Images

WTA Finals 2019: La edición más competida que se recuerda

WTA Finals 2019: La edición más competida que se recuerda

El 26/10/2019 a las 15:45Actualizado El 26/10/2019 a las 15:47

Las ocho mejores jugadoras de la temporada se enfrentarán a partir del próximo domingo en las WTA Finals de Shenzen para repartirse el último gran trofeo individual del calendario. Naomi Osaka y Bianca Andreescu parten como favoritas en una de las ediciones más apretadas de los últimos tiempos.

La ciudad de Shenzen se frota las manos estos días deseando que llegue el domingo y poder servir el chupinazo de salida al último gran torneo individual de la temporada. Hablamos de las WTA Finals, conocido coloquialmente como el torneo de maestras, aunque solamente una saldrá con título oficial bajo el brazo. Allí veremos a las ocho mejores jugadoras del mundo que, consecuentemente, también han sido las ocho mejores de la temporada. Solamente tres de ellas no conocen la sensación de levantar un Grand Slam a estas alturas, aunque lo que realmente llama la atención es ver lo ajustadas que están las quinielas, es decir, la tremenda igualdad del cuadro. Dos excampeonas, tres debutantes y cuatro años de sorpresas acumulados en el palmarés del evento. Por delante, una de las semanas más emocionantes del curso.

Ashleigh Barty

De largo, la mejor jugadora de 2019, independientemente de lo que suceda en Shenzen. No solo fue la más regular, logrando títulos o finales prácticamente en todas las giras del calendario, sino que también encontró la manera de romper su techo y alcanzar metas desconocidas para ella. Campeona en lugares tan especiales como Birmingham, Miami o Roland Garros. Las 54 victorias registradas hasta aquí la sitúa como la mujer con más triunfos oficiales del año, aunque el desgaste mental y la idea de afrontar su primera participación como maestra juegan en su contra. El Nº1 está en juego, un distintivo por el que siempre merece la pena un último esfuerzo.

Video - Roland-Garros 2019, Barty-Vondrousova: El título regresa a Australia 46 años después (6-1 y 6-3)

02:51

Karolina Pliskova

En su cuarta participación en el torneo, la dos veces semifinalista (2017, 2018) llega con una necesidad de victorias que no debería ser tsal. Con cuatro títulos en el bolsillo, cada uno de un color diferente, la checa es la jugadora que más veces escuchó eso de ‘campeona’ esta temporada. Sin embargo, en los grandes escenarios volvió a quedarse a un suspiro de las medallas. Es más regular, más luchadora, sigue ganando muchos partidos, pero hasta que no tire la puerta abajo en un Grand Slam parece que no terminará de generar el último pico de confianza. Un triunfo en Shenzen podría darle el Nº1 del mundo, sillón que ya probó en su momento.

Naomi Osaka

Para muchos, la gran favorita. Sí, ya sabemos que durante la primavera y el verano no apareció, parecía imposible recuperarla después de tanto éxito precoz, pero los mejores siempre vuelven. O mejor dicho, nunca se van. Igualar una corona en el Open de Australia era impensable, hasta que la gira asiática calmó su expectativa y le ayudó a reajustar los tiempos. Con la tempestad ya superada, aterrizará en Shenzen con un balance positivo de 10-0 tras sus triunfos en Osaka y Beijing, buscando al mismo tiempo apartar la mala experiencia que pasó el año pasado en su debut, donde no ganó un solo partido. Si hablamos de tendencias, Naomi es la gran candidata.

Video - Open Australia 2019: El resumen del espectacular triunfo de Osaka ante Kvitova que vale el título

02:54

Simona Halep

A falta de un torneo, todavía nos cuesta decidir si el 2019 de la rumana ha sido bueno o ha sido malo. Para cualquier mente lógica y sensata, solo por el el hecho de ganar Wimbledon, destacaría éste como uno de sus mejores años en el circuito. Está claro que ese triunfo en Londres jamás lo olvidará. Sin embargo, una jugadora acostumbrada a ser tan regular y pelear por la gloria cada semana, seguramente no esté del todo satisfecha, aunque hace tiempo que la de Constanta rebajó mucho su ansia competitiva. A Shenzen llega casi como una veterana, en su quinta participación, con ganas de dar guerra y de buscar una última oportunidad que decline la balanza hacia su lado más positivo.

Bianca Andreescu

La gran revelación de la temporada, con todo el respeto para Barty. Esta chica de 19 años empezó el curso fuera de las 150 primeras y lo va a terminar entre las ocho mejores. Por delante tenía el reto de instalarse en la zona cómoda del ranking, quién sabe si de ganar su primer título, nimiedades si lo comparamos con lo que luego ha conseguido. Campeona en Indian Wells, en Toronto, en el US Open, invicta ante las top10 y, todo ello, mostrando una madurez en pista que no se puede aguantar. La canadiense ha supuesto una revolución para el resto del vestuario, confirmando que el talento joven de la WTA siempre será más precoz que ningún otro, sobre todo en grandes escenarios. Ahora solo le queda disfrutar de este último baile sabiendo que no tiene nada que perder y, lo más importante, partiendo que ya sabe lo que es ganarle a casi todas.

Video - US Open 2019: Bianca Andreescu privó a Serena Williams de seguir haciendo historia

03:01

Petra Kvitova

La más veterana del grupo, por edad y experiencias. A sus 29 años, la jugadora de Bilovec hace tiempo que cambió el chip de la competición. Su incidente doméstico le ayudó a ver las cosas de otro modo y eso la hizo incluso mejorar, volver a los lugares privilegiados del circuito, como una final de Grand Slam. En una temporada donde ha vuelto a ser irregular, los picos altos se compensaron con los picos bajos, encorsetándole en un saco de candidatas firmes pero no de favoritas claras. Petra sabe lo que es ganar cuando te enfrentas a las mejores, lo hizo aquí en 2011 y se quedó a las puertas en 2015. Una tenista de chispazos que, si dirige bien esa electricidad, puede resultar imparable.

Elina Svitolina

Sin ningún tipo de duda, la ucrania es la tenista que peor 2019 ha firmado de las ocho. No solo aterriza en Shenzen sin haber ganado títulos, es que ni siquiera fue capaz de disputar una final. Algo extraño en ella, tenista que siempre suele ubicarse en las primeras posiciones de jugadoras con más coronas, pero esta temporada el premio fue diferente. Logró en Wimbledon su primera semifinal de Grand Slam, y ahí se quedó todo. Felizmente enamorada de Gael Monfils, las cosas dentro de la pista no le sonríen con la misma intensidad, aunque aquí sabe que le toca defender el trono. ¿Motivación o presión? El reto más complicado de todos en un momento donde la cabeza ya tiende a pensar en 2020.

Belinda Bencic

No por ser la última en clasificarse significa que la suiza llegue con menos fichas sobre la mesa que el resto de rivales. De hecho, si miramos algunas de las últimas campeonas (Radwanska, Cibulkova, Wozniacki, Svitolina), vemos que muchas veces la menos favorita es la que terminó ocupando el trono. Es un torneo donde las sensaciones se imponen más que nunca sobre la táctica o el historial, por lo que el título obtenido en Moscú hace apenas unos días empujan a Bencic a convertirse en una de esas piezas señaladas a dar más de un golpe durante los ocho días de competición. No le quiten el ojo de encima.