Domingo, 22:00 de la noche, hora de máxima audiencia. Las ofertas televisivas son variadas, los mejores estrenos están en el aire, pero esta vez la gente lo tiene claro. Bien por DAZN, Teledeporte, WTA TV o algún streaming que no recomendamos, el plan para sellar la semana es la final de Indian Wells. Y no, no hablo de Basilashvili y Norrie, que no se den por aludidos. Ni siquiera hablo de Victoria Azarenka, una rival de élite para el desenlace del ‘Quinto Grand Slam’. Me estoy refiriendo a Paula Badosa, una tenista que en su momento ya acaparó todos los focos sin haber ganado nada, siendo tan solo una niña. En 2021, la española arrancó la temporada en el puesto #70 y hoy amanece en el #13, un salto de calidad estirado en el tiempo que tuvo en California su broche final. En cierto modo, también era un gran ‘estreno’ en la cartelera.
Para llegar a los créditos, antes hubo una metraje de más de tres horas, una de las mejores batallas que hemos visto este curso en el circuito femenino. Corrijo, una de las mejores batallas que hemos visto en este curso. El dolor de ver cómo Azarenka hacía break en el noveno juego del tercer set nos llevó a todos a un profundo mosqueo, imposible que la bielorrusa perdonara una situación tan favorable. Pero enfrente tenía una campeona a la que solo le faltaba el título. De repente, Vika se dejó abierta la puerta y allí apareció Paula, para colarse en su fiesta. Desde ese instante todo fue emocionante, empezando por una celebración que arrancó las lágrimas de Badosa, incapaz de creer lo que había pasado. Yastremska, Gauff, Krejcikova, Kerber, Jabeur y Azarenka bien podría ser la alineación de cualquier Fantasy, pero son los nombres que conforman el castillo de naipes que Paula se encargó de soplar en el desierto de Palm Springs.
WTA Indian Wells
Badosa revela las charlas con su novio que le llevaron al éxito en Indian Wells
19/10/2021 A LAS 11:15

Paula Badosa, tras ganar Indian Wells: "Sabía que tenía que jugar perfecto para ganar"

Ha sido como una montaña rusa de emociones. Era mi primera final de un WTA 1000 y tenía muchas emociones antes y durante el partido. Enfrente tenía a una jugadora como Vika, una gran campeona a la cual admiro desde que era pequeña. Ha sido increíble lo de hoy, estoy un poco en shock todavía. Esta semana he aprendido que nada es imposible, si luchas y trabajas duro puedes lograr cualquier cosa. A veces tienes momentos complicados pero nunca tienes que dejar de soñar, eso es lo que me mantuvo trabajando duro y creyendo hasta el último momento”, definió tras la ceremonia la pupila de Jorge García, primera mujer española de la historia capaz de posar en la foto con el título de Indian Wells.
En su segunda final [en mayo inauguró su palmarés en Belgrado], su segundo título como profesional, una corona que el tenis femenino español llevaba persiguiendo toda la vida. Así como en Miami nuestra Arantxa Sánchez Vicario se encargó de dejar una huella imborrable con múltiples campeonatos en todas las modalidades, en Indian Wells la historia nunca estuvo de nuestro lado. Sí en hombres, gracias a Higueras, Corretja o Nadal, pero en mujeres a lo máximo que llegamos fue a dos subcampeonatos de Conchita Martínez. Perdió la final en 1992 ante Monica Seles y en 1996 contra Steffi Graf, siendo las dos en aquel momento la número 1 del mundo. Tuvieron que pasar 32 ediciones para que una de las nuestras por fin llorara de felicidad en el gran desierto californiano, todo gracias a una chica de 23 años que hoy aparece en el octavo lugar de la Race, acariciando con la punta de los dedos un billete para las WTA Finals de Guadalajara. Frotarnos los ojos es lo normal, no se preocupen.
Pero lo más importante no es el título, no es el ranking, no son las portadas que hoy hemos visto en los medios de comunicación. Lo mejor de todo esto es la ilusión de la gente, la misma que tuvo Paula desde niña por convertirse en profesional. Anoche todo el país volvió a converger en la mesa de los días especiales, la de los grandes éxitos del deporte español. A través de la televisión, de la radio, de las páginas web o de las redes sociales, todas las plataformas apuntaban a un mismo lugar. Todos hablaban de Badosa, ya fueran periodistas, políticos, actores o la profesión que ustedes quieran. Es el efecto llamada, la convocatoria general, todos sintieron la llamada de Badosa y buscaron poner su granito de arena. Por encima de tener un buen saque o una buena volea, esto es lo más bonito y lo más difícil de obtener: el calor de la gente. A partir de ahora, pase lo que pase, Paula sabe que ya nunca estará sola.
WTA Indian Wells
El consejo de vida que nos da Paula Badosa tras ganar en Indian Wells
18/10/2021 A LAS 09:23
WTA Indian Wells
La famosísima y premonitoria canción que dio alas a Badosa para ganar la final
18/10/2021 A LAS 08:37