Keivn López se cansó de los 800 metros lisos. Fue la referencia absoluta española en esa distancia, compitió en dos Juegos Olímpicos y desde hace años llevaba con el 'runrun' de cambiar de distancia y pasarse al 1.500. En esta temporada ha sido cuando finalmente ha dado el salto, ganó el campeonato de España y se estrenará en una competición de máximo nivel como es el Mundial de atletismo en Doha: "Llevaba desde Rio con ello en la cabeza pero una lesión cambió los planes, no era lo mejor volver de esa baja a una distancia nueva, así que me quedé en el 800 para recuperar la confianza. En 2018 apenas pude competir en 1500, y ha sido esta temporada cuando ya he estado centrado totalmente", explica Kevin López a Eurosport.
Los motivos del cambio son muy claros y entendibles: "Necesitaba encontrar una nueva motivación después de tanto tiempo en el 800. Necesitaba un cambio que me diera hambre y ganas de entrenar, y lo he conseguido". El andaluz llega al Mundial con la mejor marca de la expedición española en 'milqui' 3:33:91, su mejor marca personal y su mejor marca de la temporada. El salto de distancia parece que ha sido para bien. En el Mundial será un debutante con casi dos décadas de experiencia.

Kevin López, en el centro, en su serie de 800 m, Mundial de Londres 2017

Fuente de la imagen: EFE

Mundial de atletismo
El despropósito de China en la final de relevos del Mundial de atletismo
07/10/2019 A LAS 10:28
"Será mi primera gran competición internacional en esta distancia. La sensaciones son buenas, la preparación ha sido buena y llego muy motivado y con ganas de seguir aprendiendo. Realmente sólo llevo compitiendo en 1500 desde mayo y tengo que terminar de adaptarme, aprender donde me debo de colocar, cuando hacer los cambios... es un mundo diferente al 800", analiza Kevin, mientras sabe que de fondo están los Juegos Olímpicos en menos de diez meses: "Este Mundial es un buen test para Tokio 2020, sin duda. Me hacen falta competiciones y esta experiencia mundialista me vendrá bien para los Juegos Olímpicos".
Uno de los grandes motivos de discusión de esta competición en Doha son las altas temperaturas, algo que no preocupa demasiado al mediofondista español: "Ya estuve en la Diamond League en 2017, aunque fue en mayo. Y hacía calor pero no era para tanto. Ahora será peor, especialmente para entrenar y para los que corren en ruta. Nosotros en el estadio competiremos con aire acondicionado y estaremos a unos 25º, nuestro problema será el cambio de temperatura. Es complicado pasar de 40º a 25º, los músculos y el cuerpo se resienten". Para evitarlo Kevin López no ha hecho nada especial, ya que confía en poder adaptarse bien a esos contrastes de temperatura y poder rendir al máximo en la pista, aunque sabe que los entrenamientos serán más duros de lo normal.
La intención de Kevin López es "sentirse competitivo, superar la primera ronda e intentar estar en la final". Aunque es consciente de lo complicado del asunto en un debut en esa distancia en la máxima cita del atletismo mundial. Lo paradójico es que Kevin López podría haber hecho doblete, ya que también consiguió la mínima para los 800, pero su cambio de distancia es rotundo. "La verdad es que sí me llegué a plantear hacer el 800 y el 1500 en el Mundial, siempre que no quitase el puesto a ningún compañero en el 800. Sin embargo, revisando el calendario el 'milqui' es después, y si hubiese competido en 800 me podría perjudicar, además de que no quería perjudicar a nadie que pudiera ir a Doha", concluye.
Mundial de atletismo
Mundiales de atletismo 2019: Peleteiro, sexta, sigue progresando en triple salto
05/10/2019 A LAS 19:25