El Milan de Massimiliano Allegri se encuentra en una crisis profunda, no solo deportiva sino también institucional –el puesto de Adriano Galliani, el director ejecutivo ‘rossonero’, está en peligro según las últimas informaciones procedentes de Italia-, pero dentro de toda la sombra que rodea al equipo del Giuseppe Meazza hay dos estrellas que están empezando a recuperar su brillo de antaño.
Kaká y Robinho, dos jugadores a los que se tiene por amortizados desde hace varias temporadas, están estacando en la delantera de Massimiliano Allegri. Kaká, de regreso este verano a Milanello tras un cuatrienio aciago en el Real Madrid, goza de la confianza de su entrenador después de recuperarse de una lesión que lo lastró en los primeros meses de competición. Ahora, la banda izquierda de San Siro tiene su nombre con el dorsal ‘22’ asignado. El Barcelona ya lo sufrió en el partido de ida, dando la asistencia de gol a Robinho en los primeros minutos, y el objetivo del Mundial de Brasil no sale de la cabeza del brasileño, que quiere demostrar que aún tiene fútbol en sus botas.
El caso de Robinho es aún más sorprendente si cabe. Después de haber recalado en el Milan tras un peregrinar errante por Real Madrid, Manchester City y Santos, los ‘rossoneri’ le dieron una nueva oportunidad al que una vez fue llamado sucesor de Pelé. Sus dos primeros años en el Giuseppe Meazza arrojaron números decentes, con 15 y 10 goles en cada una, pero la 2012/13 fue especialmente desastrosa, con solo dos tantos en 27 apariciones.
Mercado de fichajes
La triple negación de Leo Messi en verano
05/11/2013 A LAS 10:41
Esta temporada ya ha conseguido duplicar su número de goles cuando apenas se ha cumplido el primer tercio del curso futbolístico, y aprovechó el partido de ida de la fase de grupos de la Champions League contra el Barcelona para reivindicarse como un jugador con un regate vivo, una especie en extinción en los últimos años. Su ‘lambretta’ ante Alexis y su tempranero gol ante Valdés tuvieron consecuencias positivas para Robinho, íntimo amigo de Neymar, quien ha vuelto a ser convocado por Luiz Felipe Scolari para los partidos amistosos de Brasil de este mes de noviembre.
Tanto Kaká como Robinho llegan con la moral por las nubes al Camp Nou, un estadio en el que el Milan salió goleado y eliminado la temporada pasada en la Champions. Una victoria en semejante escenario disiparía la tensión reinante en el Milan en una de las peores temporadas que se le recuerdan, por lo que la reivindiciación de Kaká y Robinho pueden tener efectos balsámicos no solo a nivel individual, sino también a nivel colectivo.
También te puede interesar:

Pedro recuerda que ganan con solvencia

La Liga
El padre de Messi pone el foco en las lesiones
04/11/2013 A LAS 21:19
Champions League
Klopp remata las críticas al juego del Barça
04/11/2013 A LAS 17:37