Neymar quería volar en solitario después de comprobar como en uno de sus mejores partidos con la camiseta del Barcelona, el de la noche mágica del 6-1 al PSG, todos los focos seguían puestos en la inevitable figura de Leo Messi. El brasileño forzó entonces un traspaso histórico en el fútbol para aterrizar precisamente en el equipo al que ajustició en una remontada sin igual en Europa para optar al Balón de Oro llevando a los parisinos a un nivel superior.

Llevó mucho tiempo y no pocas polémicas, pero Neymar y el PSG aterrizaron en el año de la pandemia por primera vez en la final de la Champions. Por el camino quedaban un sinfín de noticias extradeportivas y de inoportunas lesiones en los momentos clave de cada temporada que impedían que el campeón francés avanzara en Europa a las fases de las que se sentía merecedor. Thomas Tuchel, Neymar y Mbappé se convirtieron en las principales cabezas visibles del paso adelante del PSG, en el que la lesión de Mbappé tras volver del confinamiento hizo que todos los focos recayeran en Neymar, por más que el francés se recuperara y estuviera presente en todos los partidos jugados en Lisboa.

Champions League
Todo el Bayern celebrando la Champions... Y Odriozola haciendo esto en el vestuario
25/08/2020 A LAS 10:48

Ante el Atalanta y el Leipzig, Neymar mostró todo su repertorio de calidad, nada extraño para los aficionados al fútbol, pero sí novedoso en las alturas definitivas de la Champions League. Le faltaba el gol, pero la inmensidad de su fútbol y las victorias que el PSG fue encadenando hablaban por sí mismas. Ahora sí, Neymar lideraba y el PSG era candidato por derecho propio a todo.

Neymar e Mbappè esultano al triplice fischio di Atalanta-PSG

Fuente de la imagen: Getty Images

La final no fue posiblemente la mejor actuación del brasileño, opacado por un sistema defensivo con el que el Bayern asentó un triunfo muy ajustado. Las pocas veces que Neymar encontraba un hueco, Neuer estaba especialmente inspirado. Ni como goleador, ni como asistente, las puertas del cielo estaban cerradas para él y el título terminó viajando a Múnich.

Neymar da Silva (PSG)

Fuente de la imagen: Getty Images

Las imágenes tras el partido fueron desoladoras. El primero en intentar consolarlo fue Alaba, un rival, pero Neymar estaba sumido en un mar de lágrimas de impotencia y frustración. Alcanzó el banquillo para masticar su pena en solitario y se acercó entonces Mbappé, su socio en el ataque del PSG. Tampoco pudo ayudarle en su desazón, igual que Nasser al-Khelaifi, el presidente del club, que recibió en la entrega de medallas a su estrella con los ojos enrojecidos. En un año en el que no habrá Balón de Oro, Neymar empezó a sentirse a la altura de Messi y Ronaldo por fin, pero aún le queda pendiente un paso por dar, algo que tendrá que esperar a la temporada 2020/21.

Champions League
La simpática y original celebración de Lewandowski con la Champions
24/08/2020 A LAS 16:52
Champions League
¡Vaya día, Neymar! Pierde la Champions... Y se equivoca en la felicitación
24/08/2020 A LAS 13:14