“Imagínate que no me acuerdo cómo me fui a dormir”, dijo Gervasio Deferr a Jordi Évole, añadiendo que tras su decepción en la final de suelo, donde esperaba ganar una medalla, decidió pedirse una jarra de cerveza y, según sus palabras: “A tomar por culo todo”.
Así recordaba el mejor gimnasta español de todos los tiempos lo que sucedió en la víspera de esa final, admitiendo entre risas que pudo ser de los pocos oros olímpicos de la historia ganados tras una noche de borrachera: “No me acuerdo. El mismo día de la final de suelo que fallo, salgo y me pido una jarra así de grande. A tomar por culo. He vuelto a fallar en suelo, que tengo, ¿qué esperar otros cuatro años? Puede ser que sea uno de los pocos oros olímpicos ganados tras una borrachera, no sé cómo lo habrán ganado otros, pero fue así”.
Han pasado 18 años desde el segundo oro olímpico que ganó Deferr en salto de potro, pero tras ver y escuchar este duro relato de su vida personal y sus adicciones en el programa de La Sexta y cómo ha podido rehacer su vida posteriormente superando esos problemas de alcohol y drogas, conviene viajar al pasado para rememorar esa final en Atenas.
Gimnasia
Fallece a los 34 años la gimnasta Itziar Martínez
19/10/2022 A LAS 11:02
Fue el 23 de agosto de 2004, ese mismo día Bosma y Herrera se garantizaron un metal al meterse en la final de vóley-playa, la joven madrileña Patricia Moreno se alzó con un sorpresivo bronce en la modalidad de suelo de gimnasia y el cuarteto de ciclismo en pista obtuvo la plata en persecución por equipos. Gervasio Deferr cumplió los pronósticos y culminó con su presea de oro un gran día para el equipo español.
Recordando esa final, Deferr clavó el segundo salto con una puntuación de 9,787 adelantando a Evgeni Sapronenko, otro de los grandes favoritos. Así tenía medalla asegurada, pero en su segundo salto su rival rumano cayó mal y pisó fuera del tapiz. Esto supuso que el oro fuera para Gervi, quien loco de alegría lo celebró saltando hacia el potro para saludar al público, llevándose una atronadora ovación.
https://i.eurosport.com/2022/03/01/3329495.jpg

El duro camino hasta llegar al oro

Las palabras de Deferr con Évole y el duro relato de su vida personal y sus adicciones tal vez se entiendan mejor si se repasan los contratiempos que el gimnasta tuvo hasta la cita olímpica, algo que no contó con todo lujo de detalles en el programa televisivo.
Desde su oro en Sidney 2000, tuvo dos operaciones en los hombros a finales del año 2001 y no regresó a la competición hasta los campeonatos nacionales de 2002. Después ganaría en la modalidad de suelo la victoria en la Copa del Mundo de París y la plata en el Mundial de Debrecen (Hungría), pero saltó su positivo por cannabis y su reconocimiento de que había fumado marihuana en ese período, algo que reconoció a Évole y que el propio Gervi nunca ocultó.

El palo más duro: perdió a su hermano a 4 meses de Atenas

En julio de 2003 una lesión lumbar le privó de estar en los mundiales y a principios de ese año decidió abandonar Barcelona para refugiarse en el CAR de Madrid para entrenar a conciencia y preparar el asalto a esa medalla en Atenas.
El peor episodio lo vivió en abril, cuando perdió a su hermano. Una tristeza y una carga emocional que llevó con absoluta discreción hasta que le tocó competir en sus segundos Juegos Olímpicos. Sus palabras tras colgarse el oro, fueron estas: “Se lo dedico a mi hermano, que sepa que todo el mundo le quiere y que estamos ahí con él. Es una cosa que te llega de sorpresa y tienes que reaccionar. La vida no sigue para todos, pero de momento nosotros sí tenemos esa suerte. Yo sabía que él quería que estuviese aquí porque ha vivido todo lo que estado pasando mal. Lo mejor que podía hacer por él era ganar una medalla de oro. La he ganado y también es suya”.
Estos años lo he pasado mal y es una recompensa a todo lo que estoy viviendo.

Unas palabras sin desperdicio tras el oro

Con el oro colgado en el cuello, Deferr también tuvo palabras de agradecimiento para todos los que le apoyaron en este calvario personal previo, aunque dejó un dardo contra el Gobierno de entonces, ya que sin citarlo se refirió a la guerra de Irak y la participación española en el conflicto: “Esto va a todo lo que es el país, que lo que es el país no se ha portado tan mal como los grandes jefazos”.

Tranquilidad para clavar el salto

Repasando las palabras de Deferr en 2004, el gimnasta aludía a que pudo ganar esa final de salto en potro gracias a la tranquilidad con la que la afrontó: “He venido súper tranquilo y así sale todo más fluido”.
Con Jordi Évole, cuando el presentador le preguntó si no tuvo resaca o secuelas de esa borrachera previa a la final, Deferr manifestó 18 años después que no, que una vez que se levantó ese 23 de agosto de 2004 siguió son su rutina habitual: una ducha, concentración máxima y a por todas. Como así sucedió.
La confesión de Deferr de todos sus problemas personales y adicciones en el popular programa de La Sexta es también un anticipo de la publicación de la biografía del gimnasta: ‘El gran salto’, donde relata en primera persona y con más detalles toda su carrera deportiva con la gloria y también sus miserias.
Regresando a aquel 23 de agosto de 2004 y rememorando esa final, su salto hacia el oro y sus posteriores declaraciones de entonces, se entiende un poco mejor todo este relato, así como todos los problemas previos que sufrió el deportista y la persona que hay detrás.
Gimnasia
Ivan Kuliak se reafirma tras lucir la 'Z' prorrusa en el podio: "Quería mostrar mi posición"
08/03/2022 A LAS 18:01
Gimnasia
El gimnasta que ha sido expedientado por lucir la 'Z' de los tanques rusos
07/03/2022 A LAS 16:15