La remontada exprés que el Manchester City protagonizó en el Parque de los Príncipes dejó la percepción en el ambiente de que el equipo de Pep Guardiola tiene pie y medio en la final de la Champions League. Los goles de Kevin de Bruyne y Riyad Mahrez han sepultado en el olvido una primera mitad en la que el PSG atosigó y maniató el juego de posesión del Manchester City, con un sufrimiento especial de Rodrigo Hernández, que necesitó refuerzos para intentar contener al campeón francés en la medular.
En los primeros minutos disputados en París ya se vio que no iba a ser una noche sencilla para Rodrigo. Una presión exacerbada por parte de los centrocampistas del PSG impedía que maniobrara con la autoridad que en él es habitual. A su paso salían no sólo jugadores especializados en la brega como Gana Gueye, sino también estiletes ofensivos como Di María, un incordio en todo momento por su intensidad permanente sobre el césped. Una pérdida suya provocó un contraataque que supuso uno de los primeros sustos de la noche, pocos minutos antes de que Marquinhos inaugurara el marcador.

Marquinhos

Fuente de la imagen: Getty Images

Premier League
Guardiola se reinventa para hacer al City rey de Inglaterra... ¿y de Europa?
11/05/2021 A LAS 19:48
El cabezazo impetuoso del central brasileño del PSG dejó en evidencia el marcaje individual de Ilkay Gündogan y también el zonal de Rodrigo, que no estuvo atento para interponerse antes de que Marquinihos rematara e inaugurara el marcador. Las dificultades fueron en aumento con el paso de los minutos, obligando incluso a Pep Guardiola a intervenir, repartiendo las tareas defensivas entre Gündogan y el internacional español. Incluso los extremos tuvieron que redoblar esfuerzos en defensa para no conceder superioridades numéricas a Mauricio Pochettino, dominador táctico de la primera parte sin discusión.
La mayor protección de la figura de Rodrigo se apreció en su posicionamiento, mucho más constreñido al flanco derecho y su peso en la elaboración fue menor a la habitual. Mientras que ante el PSG dio 45 pases en la primera mitad -el periodo de mayor agobio para el City-, en su partido de Premier League contra el Crystal Palace, un rival notablemente inferior al equipo francés, alcanzó los 70. Su porcentaje de efectividad también fue más bajo (85 %) en la Champions que en el duelo liguero (96 %), señal del calvario vivido en el Parque de los Príncipes, algo que Pep Guardiola detectó en el descanso.
Les dije en el descanso: 'Entiendo por qué jugaron así', pero intentemos jugar nuestro fútbol. Salid ahí e intentadlo. Les admiro por pasar de no jugar bien a jugar bien, significa mucho".
Además del objetivo de asegurar su presencia en Estambul, Rodrigo tiene en lo personal dos exámenes por superar en la vuelta del City of Manchester y -si se da la clasificación- en la final de la Champions League. De su rendimiento dependerá que Luis Enrique Martínez lo vea capacitado para tomar de una forma definitiva las riendas del centro del campo de la selección española en la próxima Eurocopa y tomar el relevo de Sergio Busquets. Acostumbrado a equipos que se repliegan y defienden muy atrás, de Rodrigo se espera que gestione también los himalayas del calendario futbolístico, y ante el PSG tuvo una primera muestra de lo que se espera de él.
El relevo es más necesario si cabe tras comprobarse que el rendimiento de Busquets en este tipo de partidos (no sólo el PSG, también ante la Juventus o el Bayern la temporada pasada) empieza a suponer una exigencia difícilmente soportable en lo físico. Por eso esta recta final de la Champions League puede ser la lanzadera definitiva para que Rodrigo, a sus casi 25 años, se consagre como el jugador de referencia a nivel internacional que el City quiere terminar de pulir y La Roja empezar a disfrutar.

¿Recuerdas la última? Guardiola, a un paso de volver a la final

Champions League
Resumen Manchester City-PSG: Guardiola vuelve a lo más alto de Europa
04/05/2021 A LAS 21:45
Champions League
Guardiola | Fin a una década de gafe sin final de Champions
04/05/2021 A LAS 21:21