Ante todo hay que alabar a Derbi hasta decir basta. Tal y como está el mercado de motocicletas nacional, con la normativa favoreciendo las motos y las ventas de hasta 125, la empresa catalana se lía la manta a la cabeza y elige justo este momento para apostar por un segmento en el mercado que seguro no va a ser superventas.
Y es que la Mulhacen intenta captar un montón de esencias de mil partes, creando una máquina apta para el campo, para la ciudad, para pequeñas salidas sea cual sea la vía elegida, y siempre dotando al vehículo y a su dueño de una innegable y particular seña de identidad.
Pruebas
BMW 800 S: Innova y conquista
24/07/2006 A LAS 18:30
Es esta Derbi, la más potente y la de mayor cubicaje que ha salido nunca de la planta de producción de la marca española, una moto con estilo propio, con una personalidad provocadora e irreverente, y ha llegado para dotar a la oferta de las dos ruedas de una motocicleta con mayúsculas.
Dicho esto, ataquemos la línea de flotación. Me gustaría estar equivocado, pero mucho me temo que la Mulhacén no va a ser un éxito de ventas. Es una pena, pero la bola de cristal no miente. Es un producto noble, de calidad, con garantías, pero el nicho de mercado elegido no la va a encumbrar como superventas. La última novedad de Derbi es éso, una moto con estilo, bien para urbanitas, bien para camperos sin muchas expectativas que quieran un punto de distinción en su montura.
Derbi ha apostado por un motor de 659 centímetros cúbicos y con cinco relaciones, bien escalonadas, logran un producto fácil de manejar y con una eficacia fuera de duda. El tema frenos es donde más destaca esta Derbi, ya que tanto el disco trasero como el delantero "clavan" la rueda en cuanto te descuidas. Las suspensiones son más que correctas, y tanto en el campo como entre coches estarás como pez en el agua.
Eso sí, en cuanto intentes abandonar cualquiera de estos dos entornos rápidamente te darás cuenta de que la Mulhacén no ha sido creada para ello. Con nula protección aerodinámica y una autonomía limitada por su depósito, tu fiel compañera de viaje no te llevará muy lejos.
Un apartado donde destaca sobremanera esta montura es en el diseño. Particularmente, estoy enamorado de su parte trasera. Los intermitentes finos son una delicia y los dispositivos de luz trasera, tanto freno como posición, con plásticos transparentes, no sé si son más bonitos que espectaculares, o viceversa.
El diseño también se extiende a las formas del depósito, al asiento, y a la parte delantera, donde el faro, al principio te puede parecer simple o insulso, pero a medida que pasa el tiempo te das cuenta de lo equivocado que estás. En cualquier caso lo que más llama la atención de la moto es su poderoso tubo de escape. Recto, por el lado izquierdo de la máquina, tiene un cromado precioso y no dejará indiferente a nadie. Simplemente, o gusta, o no. En todo caso, atención. El calor que desprende, pese a que está protegido, es intenso, y las quemaduras con pantalón corto pueden estar a la orden del día.
Siguiendo con el diseño, párrafo aparte merece el cuadro de mandos. Derbi ha tirado la casa por la ventana y ha querido implantar una pequeña revolución en cuanto a la información hábil para el piloto. Todos los datos están agrupados en una pantalla alargada y estrecha, con iluminación en blanco polar, y donde no falta información digital de la velocidad, las revoluciones, luces, intermitentes, temperatura de la refrigeración y avisador de combustible. El cuentakilómetros y el parcial también es digital. Impecable, salvo porque la iluminación no es todo lo clara y nítida que podrías ser.
Todo esto a un precio de 7.569 euros, que es lo que vale la distinción, los detalles, la calidad, y llevar entre las piernas un producto fresco, a la última en tecnología, y con muchos argumentos para conquistar a sus posibles clientes. Derbi ha dado un paso hacia adelante en un mercado lleno de trampas, y eso, en estos mundos de hoy, es más que loable.
Pruebas
Suzuki Bandit 650 S: Maravillosa veteranía
15/07/2006 A LAS 05:51
Pruebas
Kawasaki ER-6n: Ágil y divertida
09/07/2006 A LAS 11:41